17 septiembre, 2016

Invertir en Diseño, rentabilidad asegurada

invertir en diseño

Invertir en diseño de tu marca, el mejor arranque empresarial.

Invertir en Diseño suele ser uno de los aspectos que muchos emprendedores y pequeñas empresas posponen en el proceso de la creación de un negocio, cosa que las grandes empresas y los emprendedores más ambiciosos tienen bastante claro, Invertir en Diseño es lo primero.

En ocasiones incluso puedes encontrarte con clientes que han intentado reducir costes poniéndose ellos mismos en el lugar del profesional o encargándoselo al hijo de un amigo que…no nos engañemos. Es obvio que en la actualidad existen un gran número de herramientas en internet que nos permiten desarrollar con más o menos apariencia ciertos elementos gráficos, pero desde luego nada que ver con el trabajo de un profesional rigurosamente formado. No se trata de dibujar y colorear hasta llegar a un dibujo bonito. El diseño requiere una formación previa teórica y técnica en diferentes materias imprescindibles para que posteriormente el diseñador pueda cubrir las necesidades de un cliente. Dibujo, composición, psicología del color, fotografía, maquetación, comunicación visual, marketing, así como diferentes programadas técnicos comprenden un gran número de conocimientos y herramientas propios de un sector propiamente ligado a la empresa e instaurado en la sociedad.

Es importante recordar que:

  • Una imagen vale más que mil palabras

    Sólo hay una oportunidad para crear una primera impresión, y esta debe ser buena, muy buena. Como irías vestido a una primera cita? Pues nuestro tarjet (cliente potencial) es más exigente que la persona de nuestra cita, y en sólo un instante se sentirá seducido o no.

  • Los ojos son el espejo del alma

    Si un logotipo está mal creado, transmitirá la misma sensación a nuestro tarjet. Lo que comunique nuestro logotipo, será lo que perciba nuestro tarjet de nuestra empresa. Como te imaginas las oficias de Apple? No hay más preguntas señoría.

  • Yo soy yo, y tu eres tu

    Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes. Nuestra imagen nos debe diferenciar de la competencia. Un buen trabajo en la imagen que comunique fielmente nuestra filosofía y nuestros valores construirá por si sólo una identidad propia que nos diferenciará notablemente de la comptencia, algo fundamental en un mercado tan amplio y exigente.

  • La reina de la galaxia

    La marca de nuestra empresa debe llamar la atención, atraer, captar y afectar emocionalmente a nuestro tarjet. De ahí la importancia de contratar a un profesional para que realice un profundo estudio de nuestra empresa y desarrolle un diseño que transmita quienes somos, donde vamos y hacia quien.

La base de una empresa rentable es el logotipo, la marca. Ya que de la misma nacerán el resto de elementos: tarjetas de visita, rótulos, merchandising, publicidad, página web, y todo ello simbolizará la imagen que quieres dar al mundo. Por supuesto hay otros muchos factores que hay que cuidar en la creación de un negocio. El local, los productos, el servicio o la atención al cliente de calidad son fundamentales para que todo el conjunto empresarial vaya en la misma línea ascendente, pero si los cimientos no son sólidos, tarde o temprado tu edificio se derrumbará.

Invertir en buen diseño sale caro, pero más caro aún, sale no invertir en él. Según los últimos estudios la imagen de un producto influye en el 78% de los consumidores potenciales y un 93% de estos, ante un nuevo producto, basarán su elección únicamente en la apariencia de éste. Así que teniendo en cuenta el ROI (Retorno de Inversión) de un logotipo, que apenas llega a los tres meses, podemos decir que invertir en diseño se amortiza relativamente pronto y es fundamental para cualquier empresa.